La visión de rayos X de las gobernantas, ¿mito o realidad?

En el transcurso de mi actividad laboral, me encuentro frecuentemente con la idea de que una persona, generalmente la gobernanta, realiza las labores de revisión del trabajo desarrollado por el personal de limpieza y, por tanto, del estado en el que quedan las habitaciones una vez han terminado de arreglarlas. Y esto es preocupante, ya que no podemos decir que una estancia esté limpia porque brille y huela bien. Lo más importante, que son las bacterias y hongos, no se ven a simple vista. Se da por supuesto que “desaparecen”, atendiendo a los productos que se utilizan y a los procedimientos del plan de limpieza. Sin embargo, no se incluyen en estos planes procedimientos independientes de verificación del estado de limpieza, principalmente para la comprobación del nivel de gérmenes presentes.

Y aún con el paso del tiempo, no dejo de sorprenderme y de preguntarme si, en el caso que nos ocupa, las gobernantas tienen visión de rayos x para detectar estos niveles de gérmenes en las superficies de las habitaciones y aseos del hotel y si con el procedimiento de limpieza utilizado disminuyen a niveles óptimos para evitar infecciones a los clientes.

Hay que entender que los microorganismos son ubicuos, están en todas partes. Cuando se realiza la limpieza y desinfección de las superficies del hotel, estos gérmenes no desaparecen al 100%. Esto sólo lo conseguiríamos con la esterilización, lo que está muy lejos de las necesidades de un hotel. Aún así, sí debe existir una disminución hasta unos niveles seguros para evitar infecciones. No es necesaria una desinfección del 100% puesto que las defensas del cuerpo son capaces de defendernos cuando la concentración de gérmenes no es elevada. También hay que entender que estos niveles son distintos en función del tipo de germen: Enterobacterias, Pseudomonas, Hongos, etc. Únicamente podremos conocer si la reducción de la concentración de gérmenes es la adecuada con la limpieza tomando muestras para que las analice un laboratorio microbiológico.

Por todos es bien sabido que es una gran responsabilidad, al igual que la de detectar los posibles casos de chinches de la cama que en ocasiones se dan. Y claro, todos sabemos que, aunque visibles, detectar a tiempo la aparición de chinches es complicada, cuanto más si el vector de infección no es visible, como el pie de atleta. Y un cliente insatisfecho lo dará a conocer con mayor probabilidad en webs como TripAdvisor o Booking. ¿Alguien se ha ocupado en mirar cuantas opiniones malas sobre hongos hay en estas páginas? Pues hay bastantes.

Formación insuficiente.

La formación reglada para las gobernantas es de 180 horas, en las que se ven multitud de temas. De los contenidos de cualquiera de los cursos que ofrece actualmente el mercado, el aspecto de limpieza de habitaciones y baños tiene un tiempo menor. Siendo así, ¿cómo puede ser que tengan que asumir la responsabilidad de la definición de los planes de limpieza? ¿Se tienen en cuentas las condiciones termohigrométricas para la realización de los mismos?

Por ejemplo, a la hora de actuar contra los hongos, ¿se tiene en cuenta las condiciones de humedad y temperatura del los distintos baños del hotel? Cuanto más altos sean estos dos parámetros, más fácilmente se desarrollan los hongos. Y los aseos son salas húmedas. Sin embargo, las Enterobacterias (bacterias fecales) de desarrollan muy bien a la temperatura y humedad de la zona de confort en la que solemos estar. Por tanto, no todas las zonas tienen las mismas necesidades de limpieza y se utilizar el mismo producto y bayeta para ambos. Incongruente.

En la realización del Plan de Limpieza hay que tener en cuentas muchos factores, que nos permitirán tener un plan eficaz y eficiente, utilizar los productos adecuados y desarrollar los procedimientos necesarios, lo que nos hará ahorrar dinero para tener el hotel en óptimas condiciones de limpieza e higiene.

Sellos y Certificados de higiene.

2/3 partes de nuestros clientes del sector del alojamiento turístico han dado positivo en mohos en las duchas/bañeras. Esto es preocupante, ya que ninguno se lo esperaba. Consideraban que su proceso de limpieza era adecuado. ¿Quién no tiene una persona allegada que se ha contagiado de hongos en su viaje? Bien sea en el baño de la habitación, en la piscina o en cualquier otro lugar en el que el cliente haya permanecido. Y es que son muchas zonas a controlar. Estos contagios da una imagen muy mala de nuestro establecimiento y todos sabemos cómo corren estos malos comentarios y el daño que causa a la credibilidad y prestigio del hotel.

En alguna ocasión he visto carteles/certificados indicando que una u otra empresa asegura que dicho establecimiento estaba desinfectado o higiénico. Investigando sobre dichas empresas, resulta que es la empresa de limpieza contratada por el hotel. O lo que es peor, la empresa fabricante de los productos de limpieza adquiridos, sin conocer si quiera cómo se están utilizando. Estos certificados carecen de validez formal, ya que son parte implicada en el proceso de limpieza. Además, aún no conozco ningún certificado de este tipo de tome datos para comprobar si la limpieza es eficaz o no.

Para estar seguros de la limpieza e higiene realizada en nuestro hotel, ya sea por personal interno o externo, han salido al mercado Certificados de Higiene basados en criterios normalizados, con carácter riguroso y, sobre todo, independiente a las partes implicadas. Para la obtención de este certificado, hay que superar una inspección en la que se revisa toda la instalación, se toman parámetros físicos-químicos y muestras microbiológicas para analizar en laboratorio. Más aún, periódicamente a lo largo del año de validez del certificiado, se toman muestras para el laboratorio con el fin controlar que los gérmenes se mantienen en niveles seguros.

Además, al ser un certificado/sello, es una herramienta muy buena para incorporar a las estrategias de marketing y comunicación, consiguiendo un nuevo posicionamiento en el cliente y diferenciarse así de la competencia. Porque, ¿quién se atreve a asegurar que a sus clientes no les influye en la decisión si les decimos que tenemos la higiene certificada por una empresa independiente cuando están buscando hotel? Y los prescriptores ¿no tendrán más elementos para prescribirnos a nosotros frente a otros hoteles? Estamos en una época en la que buscamos diferenciarnos dando valor añadido a nuestro hotel, ¿cuánto más si este valor afecta a la higiene y, por ende, a la salud de nuestros clientes?

DSCN4969peqCarlos Lorenzo Rodrigo
Director & Fundador de Hygiene Plus
www.certificadohplus.com
@certificadohplu

Se el primero en comentar