Director/a de RR.HH. de hotel/es, hoy

Todo se puede copiar. El mobiliario, los estándares de calidad, los modelos de gestión de costes. Se pueden copiar incluso las políticas y procedimientos. Lo que no se puede copiar son las personas. Tom Peters, después de trabajar para el pentágono y la casa blanca es hoy una de las mayores influencias en liderazgo. Afirma que “cuando el capital y la tecnología son accesibles a todos por igual, lo que marca la diferencia es la calidad del capital humano.”

Lo que hace a una empresa diferenciarse de otras son las personas que las integran. Dentro de las personas se pueden potenciar ciertas habilidades como el cuidado del detalle, la comunicación, honradez y/o la orientación a la satisfacción del cliente. Es en ese campo donde el director de RRHH da un valor de peso al hotel.

Cuando yo era director bastaba con ser un buen gestor. Tienes tu presupuesto y unas tareas a acometer. Siempre y cuando uno no saliera de esa parcela no había ningún problema. Hoy en día no vale solo con eso. Un director de RR.HH. tiene que conocer la estrategia que marca el consejo de dirección y proponer proyectos para alinear los recursos y asegurar el éxito de dicha estrategia.

Trabajar contra el departamentitis, conocer los factores que diferencian a equipos de alto rendimiento, instruir a los directores de hotel y jefes de departamento en los distintos modelos de liderazgo según la madurez de su equipo, inspirar a las personas para que den lo mejor de sí… Pero no con acciones sueltas en un sin sentido, sino como un proyecto con indicadores y KPI con los que se pueda medir el avance, el desarrollo. Es conocido que al igual que los americanos son buenos vendedores los españoles somos buenísimos gestores. Sin indicadores no podemos medir. No se puede controlar lo que no se mide y no se puede gestionar lo que no se puede controlar.

“Es grande ser grande, pero es mayor ser humano (Will Rogers)”

Aunque parezca un poco flowerpower, un director de RR.HH. en un hotel tiene que incentivar la creatividad de las personas que puedan tomar decisiones. La creatividad es la llave de la innovación. Innovación no como herramienta para inventar, sino para aumentar el rendimiento de los procesos, el servicio al cliente y la armonía laboral. En nuestra querida industria cada vez es más difícil sorprender al cliente. El director de RR. HH. de un hotel de hoy tiene que conocer herramientas para incentivar creatividad y que las personas vean una misma realidad desde distintas perspectivas.

Pablo Coelho dijo una vez “cada ser humano tiene, dentro de sí, algo mucho más importante que él mismo: su don.” Un director de RR.HH. tiene que mover a su equipo para alinear el don de las personas con la estrategia de su empresa.

Se el primero en comentar